DEFENSA PERSONAL FEMENINA

 

Estudios realizados sobre “violencia de género”, demuestran que las mujeres que han sido entrenadas en técnicas de auto-defensa han generado en ellas mismas, mayores niveles de seguridad y autoestima. la mayoría de nuestras clases enseñan técnicas contra agarres, estrangulaciones, inmovilizaciones, golpeos etc.

Sentirse segura y con confianza es la consecuencia de afrontar entornos hostiles mediante el conocimiento de técnicas de defensa personal. Enfrentarse a lo desconocido y saber que el entrenamiento marcial te puede servir para afrontar situaciones violentas es uno de los mayores logros, que la confianza en una misma pueda darte.

Pensar que el entrenamiento de la Defensa Personal debe estar sola orientada a técnicas de auto-defensa es un gran error. La preparación física potencia las cualidades motoras y aumenta el tono muscular.

Es común que las mujeres sean más fuertes en la zona superior que en la inferior, nuestras clases tonifican y fortalecen esas zonas débiles, lo cual es una gran ventaja para un desarrollo armónico y estético del cuerpo.